martes, 2 de julio de 2013

SOFÍA BERGMAN EN EL CEMENTERIO MATÍAS MAESTRO DE LIMA




Sofía Bergmann de Dreyfus
El mausoleo más espectacular que he visto es el de Josefina Bergmann de Dreyfus. La mujer y su tumba tienen una historia singular: Sofía fue una joven peruana que murió en Paris. Su padre Federico nacido en Hannover, muy temprano viajó  a Argentina en donde conoció a Estanislaa Rubio con quien se casó y procreó varios hijos, entre ellos Sofía que nació en Lima, a donde había llegado su padre representando una empresa inglesa. Sofía se casó con Augusto Dreyfus, un magnate comerciante judío-francés, era católica también de origen judío por parte de su progenitor. 




Federico fue quien firmó en 1869 el famoso y polémico “Contrato Dreyfus” para la comercialización exclusiva del guano; tenía relación familiar con los Blacker, Espantoso, Oramas, y Ballén de Guayaquil. Es que siempre ha existido dicha relación de familias guayaquileñas con limeñas, por razones de negocios o parentesco. Lo cierto es que Josefina muere posiblemente por una complicación de asma o de una enfermedad contagiosa muy frecuente en esa época. El esposo mandó a traer el cadáver pero los restos no pudieron ser enterrados en el cementerio y fueron cremados en el propio barco luego trasladados a la tumba que ya había mandado a construir Dreyfus. El mausoleo es el monumento más imponente del Presbítero Maestro de Lima, está rodeado de cuatro esculturas bellísimas de bronce, obra del escultor  francés Louis Ernet Barrías. 



En un ángulo está un ángel sentado, cansado, con una corona en sus  manos; en otro una mujer medieval leyendo un libro; otro con una mujer vestida igual con dos niños desnudos; y en el otro una mujer con una daga en su mano derecha y un laurel en su izquierda. Arriba se encuentra Sofía recostada, muerta. Algunos dicen que el cuerpo de Sofía estaba contaminado con la peste por lo cual se le arrojó al mar y nunca llego a ser enterrado. Pero no falta quien afirme que si abrieran la cripta encontrarían una pequeña caja de madera tallada donde descansan las cenizas de Sofía Bergmann y que en realidad el entierro sí se llevó a cabo, aunque “entre gallos y media noche” Es decir, el caso ya es un mito. Una hermana de Sofía, llamada Isabel, fue por mucho tiempo la mujer más linda y adorable de Lima, pero con su pronta muerte, los Bergmann recibieron un nuevo y duro golpe.


No hay comentarios:

Publicar un comentario